CANCIONES

Milonga del primer rayo


Milonga del primer rayo 

que atraviesa la ciudad 

y que anuncia que el bailongo 

de tu vida no da más. 

Despabilate compadre, 

ya te cambiaron la fecha, 

hoy se convirtió en mañana, 

el tiempo es como una flecha 


Milonga del indeciso 

que se queda hasta el final 

y se va cantando solo 

caminando medio mal. 

Los perros con paseadores 

cruzando por la avenida 

unos van al trote largo 

y otros le ladran al día. 


Milonga de cuando quedan 

las miguitas del amor, 

cuando el loco trasnochado 

saluda al repositor. 

Che, pajarito fisura, 

cantá la marcha imperial, 

los vampiros espantados 

buscamos la oscuridad. 


Se me hizo tan tan tarde 

que la noche reventó, 

la botella está vacía 

y el solazo me encontró. 

Milonga de los porteros 

manguereando la vereda; 

viejo, no me digas nada, 

lo que se toma se hereda.


Apaguen el día hábil, 

vamos todos a dormir, 

las caritas al trabajo 

me dan ganas de morir. 


Quién apagó las estrellas 

que me hacían tanto bien, 

ahora estoy trasparentado 

borracho en el primer tren. 


*Pensé que era viernes. Todos los derechos reservados.

El vecino de Supermán

 

Yo soy vecino de Supermán, 
lo oigo toser en la oscuridad, 
está tan cerca de mi cabeza
que le conozco la cantidad 
de lo que toma, de lo que duerme, 
de lo que sueña al amanecer. 
Colgó su capa prolijamente 
en un clavito de la pared. 

Yo soy vecino de Supermán. 
Ya ni recuerda poder volar. 
Deja la tele siempre prendida 
en las noticias de la maldad 
y no hace nada, siempre sentado, 
mirando el mundo pudriéndose. 
Colgó su capa prolijamente 
en un clavito de la pared.
 
Yo soy vecino de Supermán. 
Come zapallo y arroz sin sal, 
se toma con dos Bayaspirinas 
la kriptonita matrimonial. 
Ya no se acuerda de sus poderes, 
ya no se acuerda de Luisa Lane. 
Colgó su capa prolijamente 
en un clavito de la pared. 

Yo soy vecino de Supermán. 
Bajamos juntos en ascensor, 
a veces quiero abofetearlo 
con su piyama de desertor. 
Me mira siempre como diciendo 
yo no soy ese, yo soy Clark Kent, 
colgué mi capa prolijamente 
en un clavito de la pared. 


*Pensé que era viernes. Todos los derechos reservados.